El poder que tienen las palabras

Usted tiene el poder para atraer a su vida las posibilidades,
oportunidades y experiencias que le conducirán al éxito. Ese poder está en sus
palabras, en la forma en que se expresa ante sí mismo, los demás y la vida. No
olvide tener presente que sus palabras tienen enorme poder y usted es el administrador
de esa fuente de poder que le acompaña a todas partes.


Toda frase u oración es un decreto, es una afirmación que, luego de ser pronunciada
obtiene una respuesta. Por ello es importante que no vuelva a hablar mal de nadie,
ni a expresar malas palabras. Bendecir viene de la unión de las palabras “bien”
y “decir”. Su vida en todas las actividades, donde quiera que se manifieste,
es la presencia de Dios en acción y es sólo por falta de compresión, de pensamiento
y de sentimiento, que usted siempre interrumpe esa corriente pura de la esencia
perfecta de la vida.

En todos estos años de investigación, he podido establecer una sola diferencia
entre los ricos y los pobres. ¿Sabe cuál es? Que los ricos, sienten, piensan,
hablan y actúan como ricos, mientras que los pobres, sienten, piensan, hablan
y actúan como pobres. Quiero decirle, que para mí, el subdesarrollo implica una
actitud mental.

Cámbiele la actitud mental a un pobre, póngalo a hablar bien, es decir, a expresarse
en un lenguaje positivo, y verá que después de un proceso, se encontrará con
una persona que vive en abundancia. La tendencia natural de su vida cambia y
se convierte en el amor, la paz, la belleza, la armonía y el bienestar. Con las
palabras se manifiesta la perfección.

Usted siempre va en un proceso ascendente, que es inherente a su propia vida,
recuerde como estaba hace uno, dos, cinco años y verá cuánto ha progresado; puede
ser en algo tangible o intangible, pero usted ha visto su proceso; es la actividad
de su vida. Es una verdadera lástima que existan personas, que parecen no entender
el auténtico significado de las palabras.
Todo cuanto usted, sienta, diga y piense, pone en movimiento su mundo externo,
para que se le presente su camino sin obstáculos.

Diseño Web

En otras palabras, usted con lo que dice, abre la puerta de su emanación natural.
Y cuando siente piensa y habla de su propia incapacidad, está cerrando la puerta
a toda su poderosa energía.

Si entiende y aplica esta poderosa, pero simple ley, debe estar en guardia y
vigilar su pensamiento y sus expresiones, pues cada vez que dice o siente: “yo
no soy…”, “yo no puedo…”, “yo no tengo…”, etc. Está utilizando negativamente
su gran poder interno y pone en movimiento su ilimitada energía para actuar en
su contra, a menos que reaccione positivamente y afirme “yo soy…”, “yo puedo…”,
“yo tengo…”.

La única posibilidad que usted tiene de certificar la veracidad de esta ley en
su propia vida es practicándola. Ensáyela, póngala a prueba, pronuncie con positivismo
su propósito, dígaselo al espejo.
Hosting Colombia

Si usted dice algo negativo contra usted o contra otra persona, es eso lo que
obtiene, es eso lo que atrae a su vida y a la de los demás.
Cuando se expresan cosas buenas, se reciben cosas buenas.

Hosting Colombia
Diseño Web

2 comentarios:

Como Ser Millonario dijo... @ 1 de agosto de 2012, 13:11  

Que buen aporte, muy util para nuestra vida.
El Hecho de que nuestro medio de comunicacion principlan sean las palabras ya nos puede decir de el valor de estas, sin embargo es FUNDAMENTAL ENTENDER que dependiendo de como nos expresemos estas crearan efectos en nosotros y en nuestro alrededor.

Gracias
Sebastian Martinez

PRADIER Rodrigo Ariel dijo... @ 4 de marzo de 2014, 14:08  

¿Es cierto que las palabras tienen poder?

Tienen un poder enorme. Así como tenes el poder de elegir tus pensamientos, también tenes la capacidad de expresar­los verbalmente de acuerdo con la realidad que quieras crear para tu vida. Un ejemplo muy sencillo: los pensamientos de miedo crean a tu alrededor una realidad de miedo. Sin embargo, si optas por llenar tu mente con pensamientos de amor, entonces esa mente amorosa será el prisma a través del cual vas a observar el mundo. Y necesariamente vas a interactuar con los demás con palabras amables, cariñosas y sinceras. Las palabras pueden atraer o repeler, ayudar u obstaculizar, herir o sanar. ¿Se entiende? La materia prima que crea tu realidad está formada por pen­samientos, actitudes y palabras, y si la idea es progresar, entonces estos tres elementos deberían estar en consonan­cia, en armonía; deberían vibrar juntos y no cada cual por su lado. A veces la espiritualidad es un poco como la física: a toda acción le corresponde una repercusión. ¡Y si supieras la belleza y la luz que brinda el lenguaje del amor! A diferencia, claro, del lenguaje del desamor, tan extendido y tan dañino. Con el lenguaje del amor tu vida puede cambiar. Para entender bien esto, recordemos una de las máximas más útiles del crecimiento espiritual: "El bienestar no es algo que suceda de afuera hacia adentro, sino de adentro hacia fuera". Y hasta que no tomes contacto con el amor que hay dentro de ti no vas a poder ser completa y verdade­ramente feliz. Si logras hacer contacto con tu fuente inter­na de amor, te va a resultar natural expresarte con palabras amorosas y usarlas para relacionarte con los que te rodean. Con tus seres más queridos, desde luego, pero también con los otros seres humanos que, por el motivo que fuese, for­man parte de tu vida. Cuando el motor del amor está encendido, cuando la dicha se abre paso desde adentro hacia afuera, vas a poder tratar bien a todo el mundo, por­que vas a sentir que son tus amigos, aunque en términos estrictos sean perfectos desconocidos. Si logras que el amor se convierta en tu proyecto de vida, por decirlo de alguna manera, vas a tratar dulcemente incluso a aquellos que tienen malas intenciones. Este amor te va a per­mitir reaccionar apaciguadamente, sin alterarte. Pero aten­ción: amar no significa dejarse tratar mal, sino aceptar con calma. El que ama evita las reacciones apasionadas y desme­didas; el que ama ve a ese otro conflictivo como un maestro.

http://psicologia-terapias.blogspot.com.ar/2014/01/es-cierto-que-las-palabras-tienen-poder.html#.UxZHMz95Pdc

Publicar un comentario en la entrada

javascript:void(0)